El ‘Banco del Vaticano’, investigado por lavado de dinero

El ‘Banco del Vaticano’, investigado por lavado de dinero

CIUDAD DEL VATICANO.- El Instituto para las Obras Religiosas (IOR), conocido popularmente como el “Banco del Vaticano”, está siendo investigado por la justicia italiana por presunto lavado de dinero ilícito, informó  el diario “La Repubblica”.

IOR, que administra las cuentas de varias órdenes religiosas así como de asociaciones católicas, es una institución de la Iglesia Católica que se beneficia de la extraterritorialidad, ya que se encuentra en la Ciudad del Vaticano y no se rige por las normas financieras vigentes en Italia.

El Instituto estuvo implicado en un escándalo político-financiero en los años ’80, por la quiebra en 1982 del Banco Ambrosiano (del cual el Vaticano era un accionista importante) por el peso de una deuda de unos 3.500 millones de dólares y un agujero fiscal de 1.400 millones de dólares.

Según “La Repubblica”, diez bancos italianos, entre ellos los poderosos Intesa San Paolo y Unicredit, están involucrados en el caso. La justicia italiana sospecha que el “Banco del Vaticano” administra a través de cuentas anónimas, identificadas sólo con la sigla IOR, importantes sumas de dinero de oscura procedencia. Se sospecha que parte de dicho dinero podría provenir del tráfico de droga y de la venta ilegal de armas.

Según el diario, en 2004, “cerca de 180 millones de euros circularon en unos dos años” sin que haya suministrado la identidad de los autores de la transacción, como exige la ley italiana.  ”Se indaga acerca de la posibilidad de que personas con residencia fiscal en Italia utilicen el IOR para esconder delitos como fraude y evasión fiscal”.

“Se trata de cuentas sospechosas”, según los fiscales de Roma citados por el diario, quienes podrían solicitar una rogatoria internacional para identificar a las instituciones y personas que se han beneficiado de las operaciones y si a través de ellas se introdujo dinero ilícitamente en Italia.

Hace menos de un año, IOR designó como presidente a Ettore Gotti Tedeschi, representante entonces en Italia del grupo Santander, para remplazar a Angelo Caloia. El banquero Caloia había sido encargado por Juan Pablo II en 1989 de la primera limpieza en el manejo de las cuentas papales tras el escándalo del Banco Ambrosiano, lo que permitió descubrir las acciones del tristemente célebre monseñor estadounidense Paul Marcinkus, el llamado “banquero de Dios”, fallecido en febrero de 2006.

Cuentas millonarias de fundaciones fantasmas, transferencias de dinero sin control y vínculos con mafiosos son algunas de las revelaciones del reciente libro sobre las finanzas de la Santa Sede, escrito por el italiano Gianluigi Nuzzi, con el título “Vaticano Spa”. El libro denuncia el “período post-Marcinkus”, la década iniciada tras el escándalo por los negocios turbios entre IOR y el Banco Ambrosiano. 

http://jesusesnoticia.webnode.es/