Jóvenes llevan Evangelio de la mano con obras sociales

Jóvenes llevan Evangelio de la mano con obras sociales

En Estados Unidos cada vez más jóvenes están siendo llamados "generación de justicia". Recientemente más de 46 mil de ellos asistieron a grandes eventos ministeriales que se enfocaron en temas de justicia social.

Miembros de esta "generación de justicia" pueden ser encontrados en eventos como el congreso Urbana 2009. Pero ¿quienes son?

Se trata de estudiantes comprometidos con Jesús y con atender las necesidades físicas y sociales. Miles de estudiantes en Urbana llevaron seminarios enfocados en temas de justicia social. Los líderes aseguran que ese interés refleja lo que se ve en las universidades.

“Mientras vemos emerger a esta generación de justicia encontramos que en sus corazones está plantado el corazón de Dios por las naciones y para crear el mundo transformador que Él visualizó para nosotros”, dice York Moore, del ministerio Intervarsity.

Para muchos estudiantes, la justicia social es más que creer, es una misión que guía dónde vivirán y qué harán.

La estudiante de enfermería, Lauren Buehler, quiere ayudar a pacientes con SIDA. “La Biblia habla de alcanzar gente hasta lo último de la tierra, los pobres, los enfermos, los necesitados. Es claro que Jesús alcanzó a esta gente y si quiero seguir su camino, su ejemplo, esa es la gente que debo alcanzar”.

Los estudiantes de cine, Emmanuel Sadorra y Mikkel Aranas produjeron un filme sobre pobreza. Ellos esperan crear más películas sobre temas de justicia social.

“La tentación es vivir la vida por uno mismo y hacerlo todo individualmente y tener un buen trabajo para poder comprar de todo y ganar mucho dinero para hacer lo que quieras”, explica Mikkel Aranas, estudiante de cine.

La recién graduada Liz Byer dice que planea alcanzar a los pobres viviendo en un vecindario de bajos recursos. “Puedes perder de vista a Cristo en este mundo comercial con todo el materialismo, me interesa tener una vida sencilla”.

La generación de justicia ha captado la atención de investigadores como el Grupo Barna, que realiza un estudio al respecto. Pero ellos y otros expertos advierten sobre poner muchas esperanzas en este movimiento. Ellos dicen que estos jóvenes son una tendencia y que su pasión puede ser efímera.

Ese pensamiento no coincide con líderes universitarios como Wayne Barnard. El dirige más de dos mil capítulos de la Misión Internacional de Justicia.
“Creo que ahora hay más voluntariado y servicio, ellos están creciendo con un sentimiento de justicia, con la idea de la Gran Comisión y los Diez Mandamientos, así que eso integra al Evangelio completo de buenas noticias y buenas obras”.

Muchos evangélicos temen que este llamado a la justicia eclipse al Evangelio.

Moore considera que históricamente la Iglesia tiende a reemplazar el Evangelio. “Por eso preocupa nuestro énfasis en evangelismo con justicia social”.

Esta tendencia social no es nueva. Impregnó la fundación de grupos humanitarios como Visión Mundial, tras la Segunda Guerra Mundial y encendió una generación de activistas en los sesentas.

Pero los líderes de Urbana dicen que ésta generación es diferente.“Esta generación es mucho más pragmática. Ellos no se adhieren con denominaciones o con partidos políticos. Ellos quieren ver lo que trabaja, lo que resuelve problemas, cómo pueden hacer funcionar ese pozo de agua?”, detalla el Dr. David Batstone, activista antitráfico.

Los expertos creen que en los próximos años florecerán los grupos humanitarios misioneros. Los ministerios que enfatizan el vivir entre los pobres también se espera que crezcan. Y líderes juveniles como Barnard dicen que este movimiento permanecerá.

"Esta pasión que veo no es sólo algo que sucede en un campamento de verano que los estudiantes experimentan y luego tiende a irse. Esto está enraizado en lo que son como personas, está en un nivel profundo”, dice Barnard.

Para Lauren Buehler es una pasión que la lleva a tomar decisiones de vida. “Las lecciones que he aprendido aquí y la base bíblica que he tenido, puedo tomarlas para combatir el SIDA, ya sea en mi vecindario o en un pueblo al otro lado del mundo”.

Estudiantes como Lauren pueden cambiar el rostro de las misiones. Por eso muchos esperan para ver qué sucederá con la "generación de justicia".

FUENTE MUNDO CRISTIANO 

http://jesusesnoticia.webnode.es/