Los Enemigos de Dios No Pasarán.

Los Enemigos de Dios No Pasarán.

Pastor Antonio Regalado (Socrate) *

Muchas veces quienes con mayor fuerza nos adversan son personas a las que una vez servimos.

Los fariseos {políticos y religiosos} que fundamentaban sus creencias en la observancia de la ley de Moisés, se constituyeron en los principales enemigos del Señor Jesús.

 

 

 

Conspiraron en su contra para hacer desaparecer los propósitos de Dios en su persona. Tanto es así que en una ocasión Juan el Bautista levantó su voz e hizo fuertes pronunciamientos hacia fariseos y saduceos llamándolos generación de víboras.

 

 

Buscaban al maestro por los panes y los peces y al mismo tiempo planeaban estrategias para acusarle y desacreditarle. Esos mismos que se aprovecharon de su bondad fueron quienes lo cambiaron por un ladrón y le gritaban frente a Pilato: ¡crucifícale!.

 

 

 

Muchas veces quienes con mayor fuerza nos adversan son personas a las que una vez servimos sin esperar nada a cambio {el servicio verdadero} y que hoy, como aquellos fariseos, desde las sombras nos arrojan veneno.

 

 

Hoy, muchos de los que proclaman amar a Dios no son diferentes a los fariseos de aquellos tiempos, porque con sus acciones resisten a Cristo al golpear al prójimo, a la familia, a la amistad, a los hijos, a las esposas,sos, a las instituciones donde laboran, pero además, los hay que después de haber sidos servidos, azotan y procuran intrigar en dirección de conseguir un cargo, queriendo construir influencias en una corporación pública o privada.

 

 

 

Mientras Jesús hacía milagros ellos calculaban como destruirle.

 

 

Esa ingrata actitud {pandemia del alma} que hoy sigue utilizando mucha gente, está llevando a muchos a la sepultura , como llevaron a Cristo por servir a los demás , aunque con su resucitación al tercer día Dios sonó la trompeta de victoria de manera gloriosa.

 

 

Cristo denunció a religiosos que decían ser apóstoles y no lo eran, al contrario, fueron hallados falsos y mentirosos.

 

 

Los fariseos modernos están llenos de religión, hipocresía y falsedad, para justificar sus propios fines, y solamente mediante una íntima comunión y relación con Jesucristo, quien nos dio vida abundante cuando estábamos muertos en nuestros delitos y pecados, podríamos superar ese espíritu de apariencia y fingimiento de sentimientos que su única acción es rastrear a gente noble y humilde para consumir su cacería humana.

 

 

Ante la tempestad espiritual de estos tiempos las sagradas escrituras aconsejan vida espiritual con total dependencia de Dios, sometida a la voluntad de Cristo y bajo la dirección del Espíritu Santo.Amén.

 

Maranatha-

Pastor Antonio Regalado{Sócrates} * 

http://jesusesnoticia.webnode.es/