Mundial: Árbitro cristiano pide a Dios hacer justicia

Mundial: Árbitro cristiano pide a Dios hacer justicia

El árbitro mexicano, Marco Antonio Rodríguez tuvo su primera participación en el Mundial de Sudáfrica este domingo en el partido en que Alemania se impuso 4 por 0 a Australia.

Con 13 años en la primera división de fútbol mexicano, habiendo dirigido 8 finales, Rodríguez es un árbitro reconocido a nivel mundial, pero él tiene otra pasión, servir a Dios como pastor de una iglesia en el Distrito Federal mexicano.

Ejerce ambas actividades y expresa; “Procuro estar en la iglesia el mayor tiempo que puedo. Cuando no estoy en mi profesión de árbitro, me encuentro en el templo”.

Con 36 años, este árbitro tiene como sus logros dos partidos pitados en la Copa Mundial de Alemania 2006, participar en los mundiales sub 17 y torneos importantes de clubes.

Antes de cada partido, Rodríguez pide a Dios que pueda hacer justicia dentro de la cancha y una de sus metas es abrir más iglesias.

Una de las curiosidades que rodean a Rodríguez es que pidió públicamente que le quitaran el sobrenombre de “Chiquidrácula”, y a cambio adoptó el de “Chiquimarco”, porque “Drácula es un demonio”, explicó, y esa imagen no va con su fe.

Pero fue en el Mundial de Alemania donde tuvo una inesperada anécdota relacionada con su fe. En Nuremberg, mientras revivía la figura y obra de Adolf Hitler y sus campos de exterminio, en sus oraciones pedía: “Señor, Alemania fue de las primeras naciones que levantaste y predicó tu palabra con poder. Ahora los veo con poco amor hacia ti”. Y en espera de alguna respuesta a su oración, a la mañana siguiente se encontró en su habitación un papel que decía: “Es un placer arreglarle el cuarto a un siervo de Dios, me llamo Graciela”.

La empleada que le arregló el cuarto era una evangélica de origen peruano. Tras conversar con ella, hasta pidió permiso a la FIFA para ir a conocer su iglesia en Nuremberg, la cual comparte con “hermanos” de otros países. “Un instante maravilloso dentro del Mundial”, recordó el árbitro.

Aparte de anécdotas, Marco Antonio está centrado en su labor pastoral. “Ahora sólo necesito alguien que se sume a la misión de abrir iglesias”, empresa para la que sin duda le ayudará el ser un hombre conocido por su vida pública como árbitro de élite. 

http://jesusesnoticia.webnode.es/