¿Cómo estudia usted la Biblia, y qué me recomienda a mí para estudiarla?

¿Cómo estudia usted la Biblia, y qué me recomienda a mí para estudiarla?

 

Respuesta:
Quiero responder con toda claridad aunque brevemente. En primer lugar, lo que hago cuando me levanto por la mañana es pasar aproximadamente una hora a solas con Dios. Durante esa hora leo unos diez capítulos de la Biblia. Generalmente comienzo con el libro de Génesis, y leo toda la Biblia durante un año. A menudo puedo leer no tan solo una vez la Biblia, sino que algunas veces leo el Nuevo Testamento dos veces durante el año. Eso es lectura corrida, es el primer paso que yo practico en el estudio de la Biblia.

En segundo lugar, cada año escojo un libro de la Biblia para analizarlo y estudiarlo profundamente. Consulto con varias traducciones, tengo una libreta en la cual voy haciendo notas de lo que leo y aprendo, realizo bosquejos, analizo el significado de las palabras, y después que he leído y desmenuzado su contenido, a veces tomo un buen comentario bíblico y lo repaso para ver si por un lado yo me equivoqué en mis apreciaciones del libro, o si por otro lado hay algún enfoque nuevo que el comentarista me da. Y por supuesto que en casi todos los casos es así.

Luego, en tercer lugar, paso largo tiempo estudiando algunos otros libros de la Biblia para nuestro programa radial “Cruzada”. De modo que con la ayuda de Dios, en un año leo la Biblia una vez, el Nuevo Testamento por lo menos dos veces, estudio un libro para mi beneficio personal y dos libros más para los programas radiales.

¿Qué le puedo recomendar a usted? La mejor recomendación es la de II Timoteo 2:15, donde el gran apóstol San Pablo le dice a Timoteo, su hijo en la fe: “Procura diligentemente presentarte ante Dios, aprobado como obrero que no tiene de qué avergonzarse porque sabe analizar y exponer correctamente la Palabra de Dios”. La Palabra de Dios es la Biblia, y lo que nos dice allí es que debemos con diligencia, o sea con rapidez, con esmero, con dedicación, presentarnos aprobados a Dios en el sentido de que seamos buenos obreros suyos, que tengamos capacidad y habilidad para exponer bien Su Palabra, que no nos avergoncemos cuando alguien nos hace una pregunta sobre la Biblia, porque la hemos estudiado, analizado, hemos orado y hemos aprendido.

Por último le aconsejo que ore a Dios antes de estudiar la Biblia.

Luis Palau

http://jesusesnoticia.webnode.es/