¿Son viables los aviones comerciales con energías renovables?

¿Son viables los aviones comerciales con energías renovables?

 Dejemos de lado los automóviles eléctricos. Hay que pensar en grande. ¿Qué tal aviones impulsados por energías renovables? Si de impacto ecológico hablamos, las aeronaves dejan una gran huella. Un Boeing 747 es capaz de consumir cinco galones por milla (algo como 12 litros por kilómetro). Aunque no se espera que los aviones eléctricos sustituyan pronto a los vuelos comerciales, ya son una realidad.

La búsqueda por aviones impulsados por electricidad se remotan a 1979, cuando surgió el Solar Riser, la primera aeronave eléctrica tripulada. El Solar Rise utilizaba celdas fotovoltaicas para cargar una batería que daba poder a un motor eléctrico. Por desgracia, el sistema sólo daba energía para cinco minutos de vuelo. En la actualidad, los dos candidatos más fuertes que tenemos son el E430 y el SkySpark.

 

El E430 ganó recientemente el premio Lindbergh para Aviones Eléctricos. Tienes asientos para dos personas y vuela hasta 150 kilómetros por hora. Sin pasajeros, el avión tiene un peso de 255 kilogramos, incluyendo una batería de 83 kilos que requiere de tres a cuatro horas para cargarse. Por su parte, el SkySpark tiene el récord de velocidad al alcanzar los 250 kilómetros por hora el año pasado.

No cabe duda que este tipo de aviones van mejorando, pero el camino hacia los vuelos comerciales impulsados por electricidad es muy largo. Buena parte del problema pasa por las baterías. Una pila para impulsar un avión es grande y pesada, lo que evita que los aviones tengan la ligereza que necesitan para permanecer en el aire. La alternativa es crear una aeronave híbrida con baterías solares. La energía solar es capaz de mantener al avión en vuelo durante el día, mientras que las baterías se encargan del trabajo por las noches.

Otra alternativa más es el uso de energía eólica, con una turbina que genere energía al reutilizar el viento que pasa cuando el avión toma altura. ¿Quieren más? Pues la NASA ha estado trabajando también en usar energía vía inalámbrica, enviando microonadas en el aire hacia un receptor en la aeronave. Este modelo ha demostrado ser funcional con aviones pequeños y no tripulados (los famosos drones), pero no se ha intentado en uno a gran escala. No cabe duda que el camino es largo, pero poco a poco.

 

fuente ALT1040

http://jesusesnoticia.webnode.es/