El pastor Terry Jones desistió definitivamente del plan de quemar coranes

El pastor Terry Jones desistió definitivamente del plan de quemar coranes

El pastor Terry Jones, tras dudar sobre si cancelar o no su plan de quemar ejemplares del Corán este pasado sábado, coincidiendo con el noveno aniversario de los atentados del 11-S, finalmente desistió de su plan. Su propósito había recibido una condena casi unánime, incluyendo a las Alianzas Evangélicas Mundial y española.

Jones anuló inicialmente el pasado jueves la anunciada quema colectiva pública de varios ejemplares del Corán en una iglesia independiente de Estados Unidos.(Dove World Outreach Center, en Gainesville, Florida). Luego se desdijo, para finalmente desistir de sus ideas pirómanas. La fecha elegida para la quema del libro sagrado musulmán era este sábado 11 de septiembre, coincidiendo con el noveno aniversario de los atentados del 11-S.

LA MEZQUITA EN LA ZONA CERO
En una comparecencia ante los medios en su iglesia de Gainesville, Jones anunció por primera vez este pasado jueves su decisión de cancelar su proyecto, tomada después de que se multiplicaran las críticas sobre la iniciativa en todo el mundo, encabezadas por las del propio presidente de EEUU, Barack Obama.

Jones dió a entender en esa rueda de prensa que su decisión de anular la quema de coranes se debía a la promesa de no construir una mezquita en la zona cero de Nueva York, un punto que fue posteriormente desmentido por los responsables del proyecto.

"El imam está de acuerdo en mover la mezquita a otro lado y nosotros acordamos cancelar nuestra actividad el sábado. De todos modos, vamos a tener paciencia, porque el desplazamiento de la mezquita no se logra de la noche a la mañana", agregó Jones en una comparecencia en la que no hubo preguntas.

Poco después de estas declaraciones de Jones, los promotores de la construcción de la mezquita desmintieron que el imam se hubiera comprometido a desplazar el templo.

Esto empujó a Jones a realizar una segunda declaración. "Tenemos que reflexionar y reconsiderar" la cancelación, dijo a la cadena CBS. "Ahora estamos en una situación indefinida como de limbo, y tenemos que reconsiderar por supuesto nuestra posición" de no quemar el Corán, concluyó.

Finalmente, este pasado viernes 10 de septiembre el pastor comunicó que su decisión definitiva era no quemar los ejemplares del Corán. Sin embargo, a pesar de esta postura final, la tensión que ha levantado su postura ha desencadenado un clima de tensión en los países islámicos que está comenzando a generar brotes de violencia. Se teme por las futuras reacciones contra los cristianos en países de mayoría islámica, en los que la situación de los cristianos era ya difícil sin necesidad de la situación creada por Terry Jones.

CONDENAS UNÁNIMES SIN PALIATIVOS
Lo que sí es cierto es la condena unánime que había recibido Terry Jones desde que anunció por primera vez sus propósitos. La convocatoria de Jones, pastor de una pequeña iglesia protestante independiente, formada por unas cuarenta personas de la localidad de Gainesville, había sido criticada por el Gobierno estadounidense y por los principales comandantes de las tropas norteamericanas en Afganistán, ya que entendían que su actitud podía aumentar el rechazo hacia Estados Unidos en los países musulmanes y poner en mayor peligro a las tropas norteamericanas desplegadas en el extranjero.

A las críticas contra el evento convocado por Jones se habían unido también líderes de diferentes religiones en Estados Unidos, el Vaticano, la Unión Europea y el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon.

El secretario general de la Alianza Evangélica Mundial, Geoff Tunnicliffe, había emitido una declaración oficial en la que rechazaba y condenaba de manera rotunda la anunciada quema colectiva pública de varios ejemplares del Corán.

Esta acción no sólo suponía a su juicio una gravísima actuación opuesta al papel de los cristianos en favor de la paz, sino que además iba en contra del mismo mensaje de Jesús, según expresó el propio Tunnicliffe, que transmitió su postura como Alianza Evangélica Mundial a Terry Jones, en una conversación telefónica.

El Comunicado difundido este viernes 9 de septiembre por la Alianza Evangélica Española, sumándose al de la Alianza Evangélica Mundial, es el que sigue:

LA ALIANZA EVANGÉLICA MUNDIAL -Y CON ELLA LA ESPAÑOLA- CONDENAN LA QUEMA DEL CORÁN
En coincidencia con el Comunicado hecho público este pasado 9 de septiembre por la Alianza Evangélica Mundial (representante de 450 millones de evangélicos en el mundo) condenamos como Alianza Evangélica Española la quema pública del Corán anunciada este próximo 11 de septiembre en una iglesia evangélica independiente de EEUU.

La Alianza Evangélica Mundial, en nombre de sus iglesias miembros, organizaciones cristianas y demás instituciones que representa (entre ellas la Alianza Evangélica Española), condena enérgicamente los planes del Dove World Outreach Center para quemar ejemplares del Corán. Este acto constituye una grave falta de comprensión de nuestro papel como cristianos en la búsqueda de crear lazos y una convivencia pacífica con todas las personas, sea cual sea su creencia, incluyendo a las de fe islámica.

Como cristianos estamos llamados por encima de cualquier circunstancia a amar a nuestro prójimo, procurar su bien y construir puentes de comprensión y respeto mutuo, demostrando así el carácter de nuestra fe.

En ninguna parte de la Biblia, ni en nuestra tradición o referencias teológicas protestantes del pasado y del presente, se encuentra recomendación alguna de ir en contra de otras religiones o de llevar a cabo la destrucción de sus libros sagrados. En este caso concreto, la quema del Corán es herir innecesariamente los sentimientos de todos los creyentes de fe islámica, que representan en su conjunto mucho más que un grupo terrorista concreto como Al-Qaeda; provocando un clima de tensión de manera irresponsable.

Nos manifestamos con toda firmeza en contra de esta acción y otras semejantes, y públicamente rechazamos como comunidad evangélica a nivel mundial esta actuación, que se realiza a título individual y cometiendo sin duda un grave error en base a ideas equivocadas.

Por todo ello, por el bien común y basados en nuestra fe -fundamentada en la persona y las enseñanzas de Jesús- trabajamos y trabajaremos para que en lo que de nosotros dependa estemos en buena relación con todas las personas sea cual sea su creencia, para que podamos convivir en paz hoy y en el futuro.

Finalmente, por puro sentido de justicia consideramos también necesario como Alianza Evangélica Española resaltar que la solidaridad y el respeto entre creyentes de diferentes religiones debe acompañarse de reciprocidad. Por esto, reclamamos a la comunidad islámica que condene con total contundencia los innumerables actos de agresión a la libertad de conciencia en los países islámicos, donde muy a menudo la Biblia es un libro prohibido, y los cristianos son agredidos al querer usar su legítimo derecho a vivir y hacer pública su fe.

Sería absurda e injusta una clara actuación y condena ante la ofensa por la quema de unos ejemplares del Corán si coexiste con el silencio del islam ante las expulsiones, agresiones, asesinatos y encarcelamiento a los cristianos que poseen o predican la Biblia en muchos países islámicos.
 
FUENTE; protestantedigital.

 

http://jesusesnoticia.webnode.es/