En Estados Unidos no quieren que haya más y mejores conexiones a internet

En Estados Unidos no quieren que haya más y mejores conexiones a internet

Las velocidades de las conexiones a internet son muy dispares en distintas partes del mundo. Por un lado tenemos a países asiáticos y nórdicos que parecen de otro planeta, como Japón y Corea del Sur, cuyas conexiones de banda ancha promedio rondan los 50 mb por segundo y por el otro estamos todos nosotros, en mayor o menor pedida, pues ustedes sabrán igual que yo que en toda Latinoamérica las conexiones a internet dejan bastante que desear. En el medio, pero más cerca nuestro de lo que pensamos, está Estados Unidos, país que de acuerdo a Internet World Stats, posee una velocidad promedio de aproximadamente 4.8 mbps, muy poco al lado del país del Sol Naciente pero también de Suecia (18,2 mbps) o Francia (17.6).

De acuerdo a una encuesta telefónica realizada por Pew Internet & American Life Project y difundida por Reuters, los ciudadanos norteamericanos parecen estar más que contentos con su velocidad actual, ya que no consideran que sea una prioridad del Gobierno mejorar las conexiones. Podrán decirme que de eso se deben hacer cargo las telcos, pero el problema es mucho mayor de lo que parece pues no se trata simplemente de aumentar la velocidad, sino que en Estados Unidos hay una enorme cantidad de zonas rurales en las que la gente carece completamente de acceso a internet, debido a que simplemente no hay líneas y los costes son bastante altos. Por este motivo es que el gobierno norteamericano tiene pensado expandir las áreas de conectividad, aumentando la inclusión en un país que, a veces lo olvidamos, no es tan perfecto como parece.

 

Lo curioso es que, de acuerdo al trabajo realizado, el 26% de los encuestados piensa que el acceso económico a internet de alta velocidad no debería ser una iniciativa del gobierno y el 27% consideró que simplemente “no es una prioridad, en tanto el 30% piensa que la administración de Obama debe haberse cargo del asunto y el 11% considera a la cuestión de alta prioridad. Pienso que la mayoría coincidirá conmigo en que la inclusión social mediante el acceso económico a internet es imprescindible para el mundo que estamos creando. Se pueden dar, desde los distintos Estados, pasos hacia delante y otros tantos hacia atrás, pero me sorprende que sean los propios ciudadanos quienes no lo consideren algo importante.

Vía: Reuters 

http://jesusesnoticia.webnode.es/