PARA MI SERIA UN PRIVILEGIO MORIR HACIENDO LA VOLUNTAD DE MI SEÑOR JESUS

PARA MI SERIA UN PRIVILEGIO MORIR HACIENDO LA VOLUNTAD DE MI SEÑOR JESUS
 
 

MÁLAGA, 14/03/2010 (ProtestanteDigital.com)


La mañana de este domingo 14 de marzo fallecía de un infarto de miocardio Miguel Rueda, el Presidente de la Fraternidad de pastores de Málaga.

Nada hacía esperar semejante suceso, que ha conmocionado a los evangélicos malagueños y de toda España, ya que era una persona, además de conocida, muy apreciada y querida.

El infarto se produjo mientras predicaba en el culto dominical de la mañana del 14 de marzo, donde comenzó a sentirse mal, hasta el punto de perder la consciencia y decidirse que fuese llevado al hospital inmediatamente.

Aunque se logró que ingresase su cuerpo en el centro médico, lo hizo ya sin vida, dada la rapidez del desenlace fatal del infarto, que impidió que se pudiese ofrecer ningún tipo de asistencia médica avanzada.

Miguel Rueda tenía 60 años, era Presidente de la Fraternidad de pastores de Málaga y Delegado del Consejo Evangélico Andaluz (CEAA).

VELATORIO
El velatorio se realizó en el Parque Cementerio de Málaga (Los Asperones); y este lunes 15 de marzo se celebró a las 19.00 horas un servicio in memoriam en la capilla que está situada en el mismo Parque Cementerio.

IN MEMORIAM: MIGUEL RUEDA (autora: Evangelina Sierra)
Descuelgo el teléfono y al otro lado la voz de mi hermana me sacude violentamente: “nuestro Miguel ha partido a la presencia del Señor”. Me incorporo angustiada “¡No, esto no está pasando!” me repito, pero el teléfono sigue trayendo palabras que no acierto a integrar: ”fulminante… púlpito… corazón…”. Pienso inmediatamente en ella, en tu Encarni, y la llamo. Me confirma lo que no quiero oír: te nos has ido así.

Me van llegando flashes de un pasado compartido: con apenas 18 años, un chaval entonces bastante más delgado, pero con la misma sonrisa, ayudando a tu madre a vender huevos en su pequeñita tienda en el mercado de Huelin. Te recuerdo visitando a mi familia durante tus permisos de la mili, y como líder de jóvenes empeñado en incluirme a mí y a otros dos “piolines” más en ese grupo, ¡y qué empeño pusiste en hacernos presentar un estudio sobre los frutos del Espíritu! Ya se te estaba desvelando esa alma pastoral con la que nos fuiste abrazando a todos con el paso de los años. Hablamos y lloramos juntos tantas veces entre zumos, cafés, montañas de abrazos y lágrimas. Te recuerdo poniéndote el mundo por montera para conquistar a la mujer de tu vida.

Y me vienen otros flashes tuyos, abofeteado injustamente, dolorido en el alma y en el corazón ante la calumnia. Pero si alguien esperaba con eso dejarte en la cuneta se equivocó de medio a medio: saliste fortalecido y reivindicado, eso sí, más compasivo ante el sufrimiento, más sensible ante la injusticia.

Atravieso todo el país para llegar hasta Encarni y voy llorando y preguntando y por más que busco no encuentro respuesta. No entiendo por qué se te lleva ahora, cuando estabas plenamente activo, asentado, maduro, un referente en la batalla, tan necesario, y por qué te lleva así, casi violentamente, sin darnos la oportunidad de negociar para ti una moratoria, 2, 3 años más para hacernos a la idea… nada.

Está bien, renuncio a entenderlo. Me doy por vencida. Sólo ruego al Hacedor que te arranca de nosotros que levante otro guerrero de inmediato que recoja la antorcha y la espada que quedaron tendidas en el punto exacto en el que caíste con el corazón roto. Que no te quepa duda que seguiremos mirando hacia la misma meta, seguiremos poniendo los ojos en el mismo Autor y Consumador de nuestra fe compartida, en el Capitán que nos guía y conduce. Pero ¿qué quieres que te diga, Miguel? Tú sabes que es muy humano mirar de vez en cuando para los lados; cuando lo hagamos, ya no podremos evitar ver el hueco que has dejado entre nuestras diezmadas filas. La nostalgia de tu huella nos acompañará siempre hasta que nos reencontremos en esa patria celestial en la que tan bruscamente has entrado.

http://jesusesnoticia.webnode.es/